Ernest Hemingway en sus maneras literarias

02 diciembre 2014

 Ernest Hemingway

Ernest Hemingway y sus maneras literarias

 Sergio Suárez

 Antes de ser cazador, antes de que la pesca de altura le sedujera, Ernest Hemingway fue un escritor dedicado que se levantaba muy temprano por la mañana para escribir. Sus relatos están considerados de los mejores de la literatura moderna y su prosa una de las más influyentes del siglo XX. 

Hemingway nunca dejó una descripción pormenorizada de su manera de entender y de escribir novelas. Pero, quiénes amamos su prosa, tenemos la oportunidad de encontrar rastros de sus intereses y hábitos con el lenguaje y de las estructuras narrativas en las que creía en infinidad de cartas, artículos y comunicaciones que no son parte indirecta de su obra literaria. 

El investigador Larry Phillips desandó el camino creativo del autor para encontrarse con las esencias de la mentalidad literaria cuando publicó en 1984 un libro muy bueno sobre Ernest Hemingway y sus claves literarias. 

Resumiendo mucho la creatividad de Ernest Hemingway y el trabajo de Phillips, me gustaría comentarte siete claves básicas sobre cómo entendía el escritor lo que había que tener en cuenta a la hora de enfrentarse a una página en blanco para sacarle un relato. Personalmente pienso que en estos detalles se ve también el alma insegura y atormentada de Ernest Hemingway, aunque se trata de una opinión personal. Lo dicho, siete argumentos creativos válidos para Hemingway. 

Ernest Hemingway de cera

-Empezar con una oración con fuerza. Hemingway creía que todo relato debía comenzar con romper el miedo escénico que supone enfrentarse al vacío de una página en blanco y todo un mundo por escribir. El autor lo resolvía con una frase esclarecedora, contundente, con mucha fuerza al comienzo de todo que le daba el pie al relato.

-Parar de escribir cuando se sabe lo que va a seguir. Para Ernest Hemingway es un error escribir bajo el dogma de hacer un número de palabras diario. Consideraba que sólo se debía detener la creación literaria cuando se sabía cómo iba a continuar el relato. El autor creía firmemente que esa era la manera de evitar verse bloqueado y atrapado en un callejón sin salida. Y no saber qué escribir a continuación. 

-No trabajar en la historia si no se está escribiendo. Hemingway consideraba que darle vueltas todo el día a la trama del relato y a lo que se iba a escribir a continuación es una forma de agotar al cerebro antes de empezar. 

-Releer lo que se ha escrito. El escritor norteamericano aconsejaba releer lo que se había escrito antes de seguir escribiendo para facilitar el enganche con el hilo de la trama y no perderse. Y corregir mientras se avanza. 

Retrato de Ernest Hemingway en su vieja casa

-Observación de la vida. La observación de la cotidianeidad y de las emociones que la llenan es parte del vínculo de todo autor con lo que escribe. Trasladar esas realidades observadas y sus sentimientos a las tramas de sus obras es básico. Así pensaba un autor considerado, por muchas razones, temperamental. 

-Usar el lápiz. Ernest Hemingway es un autor anterior a la mecanización electrónica del proceso de creación literaria, anterior a la popularización de las máquinas de escribir eléctricas y, por supuesto, a la informática y a los libros online. Sin embargo, hay algo del 'copia y pega' de los editores de texto en su consejo de usar los lápices y no los bolígrafos para escribir y borrar, para reescribir y rehacer con más facilidad los textos que soportaban sus historias como hacen muchos servicios de edición como el de Ebukalia. 

-Brevedad. Como decía nuestro Baltasar Gracián, 'lo bueno, si breve, dos veces bueno. Hemingway se lo aplicó a su obra. Y nada que ver con otro de nuestros autores españoles Benito Pérez Galdós que hizo del torrente de sus palabras un estilo de vida literario y un ardid para ganar más ingresos.

 

Sergio Suárez es editor de Ebukalia, libros pdf y descarga de libros digitales.

 

Fotos Bede 735, Ala Wu y Atushi Masegi.