Seudónimos, los escritores se visten de tapadillo

10 diciembre 2014

Seudónimos, los escritores se visten de tapadillo

Sergio Suárez 

Vuelvo con otras historias de seudónimos de escritores. Nombres bajo los que se escondieron los verdaderos de los autores que, por diferentes motivos, decidieron eliminar. A éso voy, a las causas por las que algunos autores decidieron desentenderse de nombres de pila y de los apellidos de sus padres. 

Y vuelvo con Stephen King, el que tal vez sea el autor más popular de nuestro tiempo. King empezó firmando sus novelas como Richard Bachmann. Cuando la prensa relacionó ese nombre con el verdadero del autor en 1985, King hizo lo que se le da mejor, lo mató de un 'cáncer de seudónimo'. Como fórmula publicitaria, hay que quitarse el sombrero.

Stephen King

Joanna Rowling la autora de la saga de 'Harry Potter' se hace llamar literariamente Joanna K. Rowling. La letra 'K' fue un añadido de su editor con la mirada puesta en dar pompa a un nombre que sonara más tradicional. Rowling suele decir que la 'K' es por Khatleen, el nombre de su abuela. Pero creo que esa es su forma de naturalizar un argumento nacido de las necesidades del marketing y los servicios de edición. 

Charlotte, Emily y Anne Brönte eran tres hermanas escritoras que, como sucedió con otras de su tiempo como la masculinizada George Eliot; debieron usar seudónimos para ocultar su verdadera identidad. Ellas fueron las autoras de 'Cumbres borrascosas', 'Agnes Grey' o 'Jane Eyre'. Los críticos creían que las obras de las tres eran todas de un solo escritor por eso se sorprendieron cuando en el lugar de una cita para aclarar el asunto no solo no se presentó un escritor masculino, sino tres mujeres. Y hermanas. 

Libro de Harry Potter

El escritor William M. Thackery escribió bajo los seudónimos más absurdos que un novelista de su tiempo pudo recrear. Se conocen escritos con el de Michel Angelo Titmarsh, George Savage Fitz-Boodle o Théophile Wagstaff. 

A nuestro Miguel de Cervantes le cabe casi la misma condición de compilador de seudónimos. En los tiempos en los que vivió era normal que cada persona pudiera usar la combinatoria de apellidos que quisiera empleando los de padres y abuelos, maternos y paternos. A Cervantes le debía corresponder algún otro. En ese sentido, también usó seudónimo.

 

Sergio Suárez es editor de Ebukalia. Libros online y libros pdf.

 

Fotos FCC vía Luis García y Barry Solow.