Seudónimos para entrar o salir del armario literario

26 noviembre 2014

Seudónimos para entrar o salir del armario literario

 Sergio Suárez 

Un seudónimo es la denominación que adopta un escritor para ocultar su verdadero nombre. Los motivos para ocultarse tras un nombre ficticio son infinitos. Algunos tienen que ver con caprichos, con fobias personales, otros con estrategias de marketing, y, unos pocos, consecuencia de la pura y llana supervivencia, literaria o personal, o ambas. 

Me gustaría contarte dos historias de escritores famosos que son un ejemplo de estos últimos, que utilizaron los seudónimos para cambiar su destino. Y... lo consiguieron: Pablo Neruda y George Eliot. 

Pablo Neruda en su juventud.

Pablo Neruda (1904-1973) lo tuvo difícil para iniciarse en las letras. Comenzó a escribir desde muy joven, con apenas catorce años vio publicada su primera serie de poesías. Cualquier padre estaría orgulloso de un hijo tan pequeño, poeta en ciernes. Sin embargo, el padre de Neruda montó en cólera. No le gustaba la idea. 

Para evitar problemas con su progenitor, Neruda adoptó una nueva identidad literaria. Pasó a llamar así Pablo Neruda, porque su verdadero nombre era un largo Ricardo Neftalí Reyes Basoalto, creo que, por otro lado, también muy poco literario. 

Lo tomó de la combinación de dos autores, del francés Paul Verlaine, Pablo de Paul; y de Jan Neruda. A los que seguramente admiraba. A partir de entonces pasó a llamarse Pablo Neruda. De lo que pensó su padre tiempo después, no tengo constancia. Pero poco importa. 

George Eliot 

Otro autor con un seudónimo con el que ocultar una vida fue el británico George Eliot (1819-1880), que, en realidad no era un hombre, sino una mujer. El verdadero nombre de George Eliot era Mary Ann Evans. 

George Eliot

Eliot/Evans se hizo famoso (a) por su obra 'Shily Novels by Lady Novelists', 'Las estúpidas novelas de la Señora Novelistas' en las que criticaba las novelas de amoríos de las escritoras de su momento. Con ello, quiso distanciarse del estilo de novelas románticas de su tiempo y hacer algo porque se la (lo) tomara en serio. 

Su primera novela seria fue 'Adam Bede', que vio la luz en 1859. La crítica se mostró favorable. Y sólo después de ese éxito 'salió del armario' para revelar su condición de mujer. A pesar de ello, siguió teniendo la misma fama, pero nunca dejó de publicar bajo el seudónimo de George Eliot. 

Un ejemplo de la calidad de su trabajo es 'Middlermarch' (1871-1872) que a pesar del tiempo transcurrido desde que vio la imprenta sigue siendo una novela bien construida y que figura entre las primeras de su género. 

Curiosidades literarias que prometo recoger regularmente en este blog de Ebukalia, ebook editorial, servicios de edición a la carta. 

Seudónimos para entrar o salir del armario literario.

 

Sergio Suárez es editor de Ebukalia, libros online para descargar.

  

Fotos vía Jebulón y Rec79.